El goniómetro

Empiezan a llegar a Fisioterapia los pacientes de Dupuytren tratados mediante inyección de colagenasa y hemos de reconocer que los resultados son espectaculares.

Recordemos que la enfermedad de Dupuytren es un trastorno progresivo del tejido conjuntivo que afecta a la fascia palmar de la mano, engrosando y retrayendo la aponeurosis palmar, provocando la inevitable flexión de uno o varios dedos, con el perjuicio añadido de que además suele ser bilateral, con lo que la funcionalidad de la mano se resiente de forma proporcional a la incapacidad para la extensión de los dedos.

Esta nueva técnica consiste en la infiltración con colagenasa de Clostridium histolyticum, en la mayoría de los casos basta con una sola dosis, pero en otros se requieren varios ciclos de tratamiento, con un máximo de tres, espaciados cada uno de ellos por cuatro semanas. Funciona mediante lisis selectiva del colágeno en el lugar de la infiltración, seguida de un procedimiento de extensión manual que debe realizarse en las 24 horas siguientes posteriores a la rotura de la cuerda retraída. Esta colagenasa se compone a su vez de tos tipos, la coleganasa AUX-1 que escinde los extremos terminales de la cadena del colágeno, y la AUX-II que fragmentaría el segmento interior.

Hasta ahora, las técnicas quirúrgicas utilizadas (aponeurectomía total o parcial, injertos, etc.) ofrecían un resultado desigual y, en muchas ocasiones, no excesivamente duradero. Para comprobar la eficacia de esta técnica deberemos esperar todavía un tiempo, pero de momento todos son ventajas: registra una menor morbilidad al ser una técnica menos agresiva, se realiza mediante acto ambulatorio con molestias mínimas para el paciente (y una notable reducción del coste de hospitalización), y al no intervenir quirúrgicamente, las recidivas y complicaciones postoperatorias no existen.

En las imágenes podemos apreciar el estado de un Dupuytren cuatro semanas después de la infiltración (y con extensión manual 48 horas después de la infiltración), comparando el estado actual de sus dos manos, una en la que se ha practicado la infiltración y la otra todavía no, encontrándose previa a la infiltración ambas manos prácticamente en el mismo estado de retracción y flexión de dedos.


Referencias:

La Unión Europea me obliga a advertirte de que este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.