El goniómetro

Tras la primera y segunda parte sobre los cursos online, enfoco ahora esta entrada para mostrar cómo creo que deberían ser los cursos  para fisioterapeutas.

Aunque los cursos online pueden tener diseños muy distintos, hay elementos comunes que no pueden faltar:

    • Curso dividido en lecciones y temas: si es posible con libertad de itinerario por parte del alumno y mediante un mapa de localización conceptual, que haga saber al estudiante en cada momento dónde se encuentra, lo que lleva realizado y los temas que faltan por estudiar.
    • Existencia de temas de ampliación, o al menos, enlaces de referencia a otros sitios web, de forma que el alumno pueda aumentar conocimientos sobre aspectos que le interesen especialmente, a pesar de que éstos no sean objeto de evaluación.
    • Preguntas de test al final de cada tema: preguntas variadas y evitando que se repitan mediante un buen almacén de preguntas y respuestas aleatorias. La inclusión de preguntas razonadas es también necesaria.
    • Existencia de elementos multimedia: audio, video, imágenes, tablas y gráficos. Todos estos elementos deben ser pertinentes al estudio, no incluirlos simplemente por estética.
    • Si el curso está dividido cronológicamente en lecciones, el profesor deberá ser un elemento dinamizador que ayude al estudio y retroalimente al alumno para cumplir adecuadamente los plazos marcados en el itinerario docente.
    • Monitorización de la evolución del estudiante tanto por respuestas dadas a distintos test existentes en el itinerario del curso, como mediante la estadística de accesos y tiempos de conexión que nos puede proveer el sistema informático.
    • Existencias de foros de discusión y debate donde alumnos y profesores puedan estar en comunicación directa y plantearse y resolverse dudas.

Pero ya indicaba anteriormente que los cursos de especialidades sanitarias en general y los dirigidos a fisioterapeutas en particular contienen una carga práctica que, si bien puede ser introducida, explicada e incluso comentada de forma online por los estudiantes del curso, requiere de clases presenciales para llegar a una total comprensión de la técnica. Por ello, abogo por cursos para fisioterapeutas que incluyan en su parte online la teoría y la práctica (mediante imágenes, vídeos y voz en off explicativa); y que además cuenten con una parte presencial donde se refine la aplicación práctica que el alumno ha aprendido mediante el aplicativo informático y, además se produzca la evaluación del curso 

Lógicamente, la clase o clases presenciales merman las ventajas que aporta el curso online: libertad de horarios, libertad de tiempos y ausencia de desplazamientos; por ello se debe intentar minimizar su impacto, acumulando todas las prácticas en una o dos sesiones (no debe ser un gran problema avanzar rápidamente en el temario práctico cuando el alumno ya ha leído, visto e incluso podido practicar las técnicas que vamos a refirnar de forma presencial), seguidas -si es posible- por la evaluación presencial del alumno, para evitar la problemática que implica actualmente la correcta identificación del estudiante por medios informáticos a distancia. No debemos tildar las clases presenciales como una molestia, muy al contrario, son imprescindibles para un curso de calidad, pero hemos de reconocer que implica aspectos negativos de los que el curso online esta libre, como ya dijimos: desplazamientos y ataduras horarias.

 

Sobre la evaluación hay que observarla desde dos vertientes: al resultado de la evaluación presencial del alumno, debe añadírsele el resultado de la evaluación online: suma del resultado de las evaluaciones parciales y test realizados en las distintas lecciones; y de la estadística de los tiempos de conexión y estudio de las lecciones por parte del alumno.

Una ultima reflexión: los buenos contenidos y el buen profesorado son los que hacen bueno a un curso, sea este online o sea presencial. La tecnología es un medio para conseguir un fin, nunca es un fin en sí mismo, pero es un medio importante y que puede marcar el valor del curso: una magnifica interfaz y una buena presentación no harán mejorar un curso mediocre, pero una interfaz pobre o mal diseñada puede hundir un curso potencialmente bueno.


Referencias:

La Unión Europea me obliga a advertirte de que este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.