Fisioterapia

El enfoque de la enseñanza por competencias se aleja bastante del que hasta este momento se tenía en la educación, llamémosla convencional. Un ejemplo: seguro que recuerdas los exámenes/problemas de matemáticas o física que hacías antes de la Universidad, donde te proporcionaban varios datos y, combinando una o varias fórmulas aprendidas en clase, podías llegar a la solución concreta que te pedía el problema. Ese método de trabajo, completamente memorístico y que, además, no implica comprensión real del problema y la solución por parte del alumno, está completamente desfasado ¿Alguna vez te pusieron un problema donde faltaban datos y no se podía llegar a la solución final? ¿O alguna vez te dieron datos de más en el problema y debías seleccionar sólo aquellos que necesitabas? Seguro que nunca se dio una de esas dos situaciones, siempre tenías el número de datos mínimo pero suficiente para llegar a la solución. 

SABER   >>>   ENSEÑAR   >>>   APRENDER

El enfoque por competencias pulveriza el trinomio saber-enseñar-aprender. Saber no es sólo acordarse de la materia, sino poder aplicarla a los casos necesarios; enseñar ya no es transmitir la información del profesor al alumno de forma directa sino que éste último sea capaz de comprender, asimilar, procesar y no olvidar esta información que se le transmite; y aprender ya no es memorizar ni acumular datos, sino crear una vasta red de conceptos interconectados donde podamos seleccionar los que necesitemos para cada situación.

No podemos (ni debemos en un artículo tan breve) explicar cómo se debe planificar y enseñar por competencias, pero sí podemos dar unas breves pinceladas de lo que es recomendable hacer y de lo que no:

Imagen intro: Fundación Telefónica

Leer más...

Cuando se habla de competencias educativas hay diferentes maneras de enfocarlas y clasificarlas. Por un lado podemos hablar de competencias generales (básicas, cognitivas, emocionales, intelectuales) y de competencias específicas que son propias de cada profesión. En general y para el grado curricular docente, hay dos grandes ramas de las competencias o dos grandes clasificaciones que nos interesan: las competencias transversales y las específicas.

Las competencias transversales son las que el estudiante de Fisioterapia debe adquirir por el hecho de ser estudiante, por tener una carrera y por la tipología sanitaria de la profesión en la que se circunscribe. Como su mismo nombre indica, son transversales a todos los estudios universitarios de grado de Fisioterapia y, obviamente, se comparte el mismo espíritu y muchos de sus ítems con el resto de carreras y profesiones universitarias de índole sanitaria. Las competencias transversales del fisioterapeuta, a su vez, pueden ser:

Imagen intro: Fundación Telefónica

Leer más...

Competencia es una palabra problemática y retadora. Es problemática, porque su origen no es único, sino múltiple, y porque llegó al lenguaje educativo proveniente del mundo del trabajo. Cuando uno indaga por la etimología de este término, encuentra los verbos competer y competir. Del primero proviene competente y, del segundo, competitivo. Y el sustantivo competencia es común a ambos verbos. Además, es retadora, porque nos exige delimitar y establecer referentes para llegar a una definición lo más satisfactoria posible en el contexto de la educación - El enfoque de competencias: elementos clave

Visto lo anterior, cuando nos referimos a competencia en educación, podemos tener una idea más o menos vaga/exacta de lo que queremos expresar pero siempre nos falta ese adjetivo que termina de calificar el concepto en su totalidad. Competencia en relación a un alumno y en relación a la docencia es el conjunto de potencialidades y desempeños en un campo específico que posibilita a la persona resolver uno o más problemas concretos y relevantes con una o más soluciones variadas y pertinentes utilizando los recursos propios y externos de los que el sujeto puede disponer en ese momento. Reducido a la mínima expresión hablamos de problemas, de soluciones aportadas para resolverlos y de los recursos que podemos utilizar para ello.

Pero en realidad ¿De qué se componen las competencias? ¿Cómo se adquieren? ¿Cómo se pueden mejorar? De forma genérica y para cualquier actividad humana, las competencias se estructuran en conocimientos, en destrezas y habilidades y en un ítem más que nos califica y singulariza a cada uno de nosotros: la propia existencialidad. Pero empecemos por el principio: los conocimientos.

Imagen intro: Fundación Telefónica

Leer más...

El Neuro Orthopaedic Institute quizá sea un nombre poco conocido en nuestro país o no termine de sonarte, pero si añadimos que son los creadores y editores del famoso libro Explain Pain de Lorimer y Moseley, tu apreciación seguro que ya ha cambiado y que hemos captado tu atención. El NOI se encuentra radicado en Australia, país que en los últimos años está brindando grandes investigadores y comunicadores en el mundo de la Fisioterapia, y entre los muchos recursos con los que cuentan y que ponen a nuestra disposición (previo pago, claro) encontramos la aplicación Recognise, que se basa en la discriminación de la lateralidad y de los segmentos corporales para ayudarnos en nuestra terapia en espejo y el manejo del dolor.

Realmente la aplicación Recognise es parte de un tratamiento cuyo objetivo es tratar el dolor y los problemas de movimiento debidos a alteraciones del sistema nervioso: ejercitando el cerebro, midiendo la respuesta e incrementando la dificultad progresiva de estos ejercicios. El tratamiento completo se basa en tres elementos:

Imagen intro: Futura Sciences

Leer más...

La aplicación Visible Body es una de las más conocidas (especialmente en los dispositivos móviles) para su uso como atlas de Anatomía. Es preciso aclarar que son varias las aplicaciones que Visible Body nos ofrece y la que vamos a analizar en esta entrada es la aplicación Human Anatomy Atlas. Se encuentra disponible para su uso en Windows, Mac, iOs (iPhone y iPad) y Android y nos provee de las herramientas necesarias para visualizar la anatomía humana realmente en 3 dimensiones, cumpliendo exactamente lo que promete.


 

Nada más introducirnos en la aplicación nos permite elegir qué visualización deseamos de la anatomía humana: esqueleto, digestivo, circulatorio, nervioso, muscular, reproductivo, respiratorio, urinario, linfático, endrocrino o por regiones, incluyendo todos estos aspectos de una zona determinada (cuello, cabeza, abdomen, etc). Una vez en la visión seleccionada, podemos ejecutar varias manipulaciones sobre ella: rotar la imagen, ampliar, disminuir la región seleccionada, desplazarnos arriba/abajo y a los lados. Es necesario indicar que para los usuarios de dispositivos móviles estas acciones aunque cotidianas con nuestros smartphones se complican un poco, dado que, por defecto y utilizando un único dedo, lo que conseguimos es rotar la imagen y no desplazarnos como de forma intuitiva podríamos esperar. Para desplazarnos debemos usar al menos dos dedos y la aplicación no responde todo lo fluida que se espera de esta acción. Este es uno de los pocos "peros" que se le pueden atribuir, ya que el resto funciona a la perfección (salvo el aspecto idiomático que trataremos luego). 

Imagen intro: Richard Blumenstein en DevianArt

Leer más...

Seguro que habéis oído muchas veces lo de la web 2.0. Es un término que fue utilizado por primera vez por Darcy DiNucci en 1999, en su artículo Fragmented future. La web 2.0 (en contraposición a la 1.0 que era la que existía hasta el año 2004) consta de aplicaciones y sitios de internet que utilizan la inteligencia colectiva para proporcionar servicios interactivos en red. En esta entrada no vamos a hablar del uso social y de la inteligencia colectiva, sino a concretar cómo la tecnología web evolucionó hasta el punto de permitir llegar al auge de blogs, redes sociales y contenido aportado (y matizado mediante comentarios) por usuarios y que conforman el vasto mundo de internet  que tenemos ahora (os recomiendo visitar el mapa de la web 2.0).

Si existe un denominado web 2.0, es porque antes tuvo que existir, al menos un web 1.0; y así es. En este año en el que se cumplen 25 del nacimiento de Internet, es conveniente recordar cómo eran las páginas web inicialmente y qué es lo que nos podían ofrecer. Independientemente del gusto estético con las que se diseñaban, se caracterizaban por estar escritas en un lenguaje de programación HTML, versión 1 claro; dicho lenguaje ha llegado hasta nuestros días, con evidentes mejoras y añadidos (actualmente estamos en la versión HTML5). Este lenguaje se caracterizaba por ser prácticamente monodireccional. Es decir, el usuario apenas podía únicamente escribir una dirección web en la barra de navegación o pinchar en los distintos enlaces que ofrecían las páginas, de tal manera que se presentaba la información que el usuario solicitaba, nada más (y nada menos). Podéis ver aquí debajo como era la primera página publicada en Internet en el año 1991, donde Tim Berners-Lee explica el nuevo mundo web que comienza con la publicación de esa misma página (es una página autorreferenciada, juego este que gusta mucho a los informáticos). Incluso aunque en aquel momento el uso de Internet ya parecía prometedor, no creo que el Sr. Berners-Lee se diera cuenta de lo que realmente estaba creando. Muchos etiquetan (y creo que no se equivocan) la creación de Internet como la Tercera Revolución Industrial, poniéndola a la altura de las dos anteriores: Inglaterra 1760 -máquina de vapor- e Industrialización en 1860.

Primera página en Internet de la historia, 1991


No obstante, y a pesar de su utilidad a la web 1.0 (que entonces, claro, sólo se conocía como web al no existir versiones posteriores) le quedaba todavía un gran camino por recorrer. Se creó específicamente un lenguaje, como hemos dicho antes, que los navegadores de internet debían saber interpretar, el lenguaje HTML (HiperText Markup Language), que ofrecía la esencia de la internet actual: enlaces a páginas web que relacionaban unas con otras como un gran organismo completo. Inicialmente las páginas web sólo podían contener texto pero modificaciones posteriores del lenguaje HTML hicieron posible la adjunción de vídeos, sonidos, imágenes, etc. Pero todo este contenido era estático. En el fondo, y a pesar de su utilidad, era como leer un periódico o un libro, muy grandes eso sí, y librándonos de la lectural lineal ya que podíamos saltar de unas páginas a otras mediante enlaces, pero poco más.

Imagen intro: Komlep

Leer más...

La aplicación de métodos y modelos científicos en fisioterapia, así como la elaboración de hipótesis, observación, estudio y contrastación de los mismos es un bien loable que, por desgracia, solemos creer que ponemos en práctica muchas menos veces de las que quisiéramos en nuestro quehacer diario. Pero sin llegar a realizar un estudio científico, experimental, con una muestra de sujetos y ateniéndonos a la férrea disciplina que supone realizar todo eso para llegar a publicar posteriormente un artículo con nuestras conclusiones y, por supuesto, con todas las garantías de haberse realizado correcta y científicamente; como digo, sin llegar a todo lo anterior, sí que utilizamos continuamente los modelos y métodos científicos en nuestra labor cotidiana (nuestras AVD). Repasad conmigo los siguientes conceptos y os daréis cuenta de ello.

Los métodos científicos son técnicas para realizar investigaciones, adquirir así conocimiento nuevo que se integra o incluso desbanca al ya existente y de esta forma generamos ciencia. Por otra parte, el modelo científico es la representación de un fenómeno (la mayoría de las veces formal) que utilizamos a fin de analizar, describir, explicar, simular - en general, explorar, controlar y predecir- esos fenómenos o procesos. Hay varios tipos de modelo:

  • Descriptivo: trata de describir el fenómeno y sus propiedades.
  • Predictivo: intenta inferir estados futuros del fenómeno a partir de su evolución y estado actual.
  • Cuantitativo: se basa en el número de parámetros que se observan dentro del fenómeno. Por ejemplo, para un modelo económico es imprescindible implicar una gran cantidad de variables que pueden influir en el modelo y que, de no ser por el ingente procesado de información que pueden realizar los ordenadores actuales, serían imposibles de estudiar.
  • Cualitativo: se basan en determinadas características del fenómeno, aislándose determinados parámetros que interesan estudiar.
  • También pueden existir mezclas entre estos modelos, por ejemplo un modelo predictivo cualitativo.

En ciencia también nos interesan dos conceptos hermanados: hipótesis y teoría. La hipótesis es una explicación propuesta para un fenómeno. Explicación que pretendemos que esté sujeta a los parámetros formales de la ciencia y que, por ello, probamos eventualmente por medio de la observación, experimentación y verificación. La teoría es una generalización del pensamiento. partimos de una o más hipótesis que, de verificarse, pueden certificar también (o también anular) teorías científicas completas. Las hipótesis y las teorías son explicaciones, pero éstas últimas van un paso más allá, pues han sido aprobadas rigurosamente y aceptadas por la comunidad científica.

Hipótesis  >>  Experimentos/Observación  >>  Predicción en forma de teorías o leyes  >>  Verificación constante


Si en nuestra labor diaria como fisioterapeutas observamos un determinado fenómeno, no aislado, que parece repetirse de forma sistemática en igualdad de condiciones en distintos sujetos, podemos pensar que de esa observación, podríamos pasar a hacernos una pregunta científica, posteriormente establecer una hipótesis, de ahí una teoría y finalmente ¿por qué no? una ley. Para que esta cadena llegue a buen fin debemos aplicar alguno o varios de los siguientes métodos científicos:

Imagen intro: mit.edu

Leer más...

Que existen multitud de redes sociales es innegable, y que muchas de ellas están enfocadas o tienen objetivos muy diferenciados también es cierto. Hay más de 74 redes sociales internacionales con características de lo más variadas: para compartir fotografías, de estilo de vida (sea esto lo que sea), de turismo, de móviles, de vídeo, sobre reuniones, de negocios y trabajo, para adolescentes, sobre blogs, sobre clubes de lectura, etc.

fisioEducación ha puesto el ojo en una red que no podemos decir que sea nueva, lleva ya varios años (desde 2008 ó 2009, este dato depende de las fuentes que consultes) y que está creciendo espectacularmente, se trata de Pinterest. Para quien no la conozca se trata de una red social muy limpia, sencilla y muy visual, quizá la que más imágenes desborda de todas, pues no en vano la podríamos definir como un corcho de imágenes digitales. Si tienes cuenta en Pinterest y quieres compartir una imagen o un enlace que te encuentras navegando por internet en una web, en un tuit, una imagen de tu propio ordenador o de tu cámara no tienes más que "pinearla" (éste es el término que ellos utilizan): subir la imagen de tu dispositivo o incluir la página web de la que quieres hacer mención. El resultado es una imagen subida, un texto descriptivo que tú escribes de la misma y, colgando de éste, los comentarios que puedan aportar el resto de usuarios de Pinterest.
 

 
El éxito de esta red social, que está creciendo enormemente en los últimos meses, puede deberse a la facilidad de uso (cuenta con muy pocas acciones, todas muy sencillas y se aleja de la dificultad que identifica ahora mismo a redes como facebook), a la usabilidad e impacto visual que ofrecen todas las imágenes que vamos recolectando y también, por qué no decirlo, al hecho de que el usuario pueda sentirse diferente usando una red social distinta de las habituales y que te distingue de los demás. Esto último tiene los días contados, pues su popularidad la aleja de lo que podríamos denominar "red social alternativa".

Leer más...

La Unión Europea me obliga a advertirte de que este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.