Curiosidades

El Escenario Primordial consagra la universal observación de que Las Cosas No Funcionan Muy Bien. La mayoría de la gente se conforma con suspirar y observar que Las Cosas Siempre Fueron Así. En cambio, el estudioso de los sistemas halla que, por debajo de la superficial observación de que las cosas son como son, existe un mundo tremendamente interesante [..] ¿Cuál es, precisamente, la característica distintiva de las cosas que no resultan como deberían? Formular la pregunta es ver, casi inmediatamente, la contestación. Las cosas no solo no resultan bien, sino que, además, se manifiestan de formas extrañas y hasta paradójicas. Nuestros planes no solo se tuercen, sino que producen resultados que jamás esperábamos. En efecto, a menudo producen resultados opuestos a los que se pretendía.

    • Construida, al precio de una enorme inversión, para mejorar la suerte del campesino egipcio, la represa de Asuán ha sido causa de que el Nilo deposite su fertilizante limo en el lago Nasser, donde no resulta posible aprovecharlo. Los campos egipcios deben, ahora, ser fertilizados artificialmente. Para satisfacer la nueva necesidad se han instalado  gigantescas fábricas de fertilizantes. Dichas fábricas exigen enormes cantidades de energía eléctrica. La represa debe operar al nivel máximo de su capacidad tan solo para suministrar la mayor necesidad de electricidad que provocó el hecho de haberla construido.
    • Muchas naciones atrasadas cuya mayor necesidad es el alimento que han de proporcionar a su pueblo, venden sus cosechas y van a la bancarrota al adquirir, en vez de comida, material bélico ultramoderno para defenderse de sus vecinos, que, igualmente atrasados, hacen exactamente lo mismo.


Cuanto Mayor Sea el Sistema Tanto Más Reducida Y Especializada Será La Superficie De Contacto Con Los Individuos

En los sistemas muy vastos, la relación no se establece con el individuo, sino con su número de seguro social, su registro de conductor o algún otro fantasma de papel.

En los sistemas de dimensiones intermedias suele persistir todavía alguna conciencia residual del individuo. Recientemente, en un hospital de mediano tamaño, el autor de este libro reparó en una reconfortante advertencia. Pegado con cinta adhesiva en una pared del sector correspondiente a las enfermeras, exactamente sobre la Consola de Registro Remoto de Signos Vitales que les permite registrar si los pacientes están respirando, e incluso tomarles el pulso sin necesidad de trasladarse por el corredor para ir a verlos, un recordatorio escrito a mano pregonaba:

El Gráfico No Es El Paciente


Referencias:

  • Pasajes de: Gall, John. Sistemantica, los sistemas traen problemas, Buenos Aires : América Norildis Editores, 1979
  • Imagen intro: serida.org

La Unión Europea me obliga a advertirte de que este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.