Curiosidades

Que no siempre han habido 7000 millones de seres humanos en la Tierra, como ahora, es algo que ya sabemos (o al menos podemos imaginarlo), pero quizá lo que no tengamos tan claro es cómo ha evolucionado nuestra población en este planeta a lo largo del tiempo.

Existen ciertos datos estadísticos y conjeturas que pueden aplicarse a la larga historia de la Humanidad, y que nos indican la cantidad de habitantes del planeta Tierra existente en distintas épocas. Son informaciones no cuantitativas para períodos muy largos de tiempo, pero que ya nos informan de que ha habido períodos de crecimiento, de estancamiento e incluso de regresión de la población.

  • Paleolítico (30.000 a.C.): 4 millones de habitantes. ¿parece poco? Puede, pero esos 4 millones se repartían toda la riqueza de la Tierra, que, como nos podemos imaginar, no era la misma que ahora. Bueno, realmente el problema es que no existía la tecnología ni los medios para poder explotar todo lo que ofrecía la Tierra y los cambios climáticos extremos tampoco ayudaban demasiado "a formar una familia". Vamos a situar estos 4 millones de habitantes en el Paleolítico Medio a efectos estadísticos (el Paleolítico abarca 2,84 millones de años). Hay que tener en cuenta lo voluble de la climatología (glaciaciones) que reducían las zonas habitables del planeta a una pequeña fracción de la superficie emergida. Por supuesto, siendo generosos, contaremos como seres humanos al Homo sapiens y a las especies Homo anteriores, en esto no vamos a ser tiquismiquis.
  • Neolítico (2.500 a.C): 10 millones de habitantes. Hemos más que duplicado la población del planeta, pero eso sí, esto ha requerido casi 27.000 años. De hecho, el Neolítico supuso un crecimiento importante de la población (comparable a la Primera Revolución Industrial), debido a que el desarrollo de la agricultura y la domesticación de animales provocaron un aumento de la disponibilidad de recursos para la subsistencia. Y cuando aumentan los recursos, aumenta la población. Por supuesto, el Neolítico, como el Paleolítico no es una fecha exacta, pero vamos a situarla, a efectos prácticos, en el Neolítico Medio, por tanto el 2.500 a.C. es una fecha aceptable.
  • Año 1: 250-300 millones de habitantes. Al principio de nuestra era, el primer año después de Cristo (contémosle a Él o no) nos encontramos como mucho con 300 millones de personas.
  • Siglo VI: 200 millones de habitantes. ¿Cómo hemos podido disminuir la población? Sencillo: la caída del Imperio Romano que trajo consigo las invasiones germanas y guerras entre distintos estados. Por si eso fuera poco, se vivió un período de muy malas cosechas. Además en los años 541-542 la llamada Peste de Justiniano que afectó a Europa diezmó la población; un ejemplo: morían sólo en Constantinopla 10.000 personas al día debido a la enfermedad.
  • Año 1000: 310 millones de habitantes. Como vemos, hemos recuperado lo perdido anteriormente, y hemos tardado mil años en volver a encontrarnos prácticamente con el mismo número de habitantes.
  • Año 1750: 800 millones de habitantes. Esta cifra ofrece lo que parece una evolución lenta aunque en ascenso, pero es engañosa. Entre el año 1000 y el 1350 se vivió un período de relativa estabilidad política y climatología adecuada a las cosechas. Pero entre el 1350 y 1700, la peste negra y la Guerra de los Cien Años volvieron a diezmar la población. El año 1750 es importante porque comienzan los recuentos fiables, los primeros censos (en Suecia en el año 1749) y los datos estadísticos en detalle. También hemos de decir, que empieza "lo bueno", porque en 260 años, la población se dispara.


El triunfo de la muerte (1562) de Pieter Brueghel el Viejo, expresa el sufrimiento y la devastación que la peste negra supuso para la población europea.

  • Año 1800: 1.000 millones de habitantes.
  • Año 1850: 1.300 millones.
  • Año 1900: 1.650 millones.
  • Año 1950: 2.500 millones.
  • Año 2000: 6.000 millones.
  • Año 2016: 7.400 millones.

La evolución progresiva de 1800 hasta la actualidad se explica por una disminución de las guerras (o al menos de la crueldad y de las muertes en ella), un descenso progresivo de la mortalidad, un aumento de la natalidad y, desde luego, una primera Revolución Industrial (1820-1840) y la revolución agraria (1960-1980) que mediante nuevas técnicas de explotación en el primer caso, y mediante plaguicidas, herbicidas, fertilizantes y nuevas variedades de cultivos de alto rendimiento en el segundo, permitieron que nuestro planeta pudiera seguir alimentando a tan elevado y constante crecimiento demográfico.

Como curiosidad también es necesario indicar que la población no se distribuye uniformemente por nuestro planeta. Se calcula que está habitado el 30% de la superficie emergida (lo que los antiguos Estragón y Ptolomeo llamaban oikumene, que es la superficie terrestre propicia a la vida permanente de grupos humanos). Además, en la actualidad sabemos que:

  • Más del 90% de la población mundial vive en el hemisferio Norte, la mayoría entre los paralelos 40 y 60º (en Europa y América) y entre el 20 y 40º en Asia.
  • El continente euroasiático acoge a más del 75% de la población mundial.
  • La población tiende a concentrase en la costa: 3/4 partes de la población viven a menos de 1000 km de la costa y 2/3 a menos de 500.
  • También hay tendencia a concentrarse a bajas alturas: más del 50% de los seres humanos están localizados a menos de 200 metros de altitud sobre el nivel del mar, y el 80% a menos de 500 metros.

Referencias

Imagen intro: GlobalAsia.com

La Unión Europea me obliga a advertirte de que este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.