Curiosidades

En el Salar de Uyuni (Potosí, Bolivia) se produce un raro fenómeno visual. Dado que es un salar, el suelo es tan plano que cuando llueve el agua no drena y como consecuencia se crea un efecto de espejo que refleja el cielo, por lo que las personas que caminan por él, parece realmente que anduvieran sobre el agua.

Fuente: http;//www.planetacurioso.com

El Santo Sepulcro es un emplazamiento religioso relacionado especialmente con el cristianismo, particularmente católicos y ortodoxos. El lugar, llamado también Gólgota (en arameo, Golgotha, «calavera») y donde según los Evangelios se produjo la crucifixión, enterramiento y resurrección de Cristo está ubicado dentro de la Ciudad Vieja de Jerusalén, la cual a su vez se ubica en la línea de confluencia entre la Jerusalén oriental (Árabe) y occidental (Judía).

Entrada principal del Santo Sepulcro (Jerusalén). Autor fotografía: Wayne McLean (http://www.waynemclean.com/)

Una hoja de papel de tamaño DIN A4 mide 210 x 297 mm. Ante esta evidencia que todos podemos observar, a un curioso le pueden venir a la mente un par de cuestiones: ¿por qué esas medidas y no otras? ¿qué significa eso de DIN y del número?

DIN es el acrónimo del Deutsches Institut für Normung, ‘Instituto Alemán de Normalización’, que es el organismo nacional de normalización de Alemania, cuya función es la elaboración de estándares técnicos para la racionalización y el aseguramiento de la calidad.

En 1922 se elaboró la norma DIN 476, que es la que normaliza los formatos de papel. Dicha norma fue adoptada posteriormente por la mayoría de los organismos nacionales de normalización europeos.

La razón se remonta a los antepasados ingleses, las llamadas sociedades feudales. En ellas, los señores feudales cabalgaban por la izquierda, el mismo lado en el que llevaban su espada. Así, al cruzarse con algún enemigo, podían desenvainar y defenderse con la mano derecha.

El número 142857 es curioso por muchas razones:

1/7=0'142857142857142857142857142857...
¿Y qué tiene de especial?

142857 * 1 = 142857
142857 * 2 = 285714
142857 * 3 = 428571
142857 * 4 = 571428
142857 * 5 = 714285
142857 * 6 = 857142
142857 * 7 = 999999

No es fácil responder a la pregunta sin hacer referencia a la propia medida, a sus múltiplos o submúltiplos. A no ser que recitemos aquello de “un metro es la diezmillonésima parte de un cuadrante del meridiano terrestre” que nos enseñaban en el colegio.

Pero antes de medirlo es necesario conocer su origen.

El Sistema Métrico Decimal es uno de los legados más importantes de la Revolución Francesa, todo un símbolo del principio de igualdad. La situación previa era de una confusión absoluta ya que las unidades de medida se definían muy arbitrariamente y variaban de una país a otro dificultando las transacciones comerciales y el intercambio científico entre las naciones.

Las mediciones y divisiones del tiempo pueden parecer a priori arbitrarias, pero todas ellas tienen un fundamento histórico. Para encontrar la razón por la cuál las semanas tienen 7 días, también tendremos que sumergirnos en la historia más antigua de la que se tiene registros.

El número siete no es particularmente intuitivo. A diferencia del número 24, se trata de un número primo, por lo cual dificulta si división en segmentos equitativos, algo útil para dividir tiempos y organizar tareas. Tampoco podemos dividir un año en semanas sin que sobre ningún día. La única razón matemática que podría atribuirse el hecho de que las semanas tengan siete días sería el ciclo lunar, que se suele redondear a 28 días, lo que supondría cuatro semanas. Pero aún tratándose de este caso, el hecho de que el ciclo lunar está por encima de los 28 días exactos, haría que pasadas pocas semanas se perdiera la sincronía entre el ciclo lunar y las semanas, careciendo estas de ese posible sentido matemático.

La forma como medimos el tiempo es una de las cosas que más interiorizadas están en nuestra vida cotidiana. Parece algo simple, pero la historia que encierra es realmente amplia e interesante.

A pesar de existir gran cantidad de calendarios distintos a lo largo de la historia, nuestro calendario actual parte del calendario egipcio, utilizado hasta el año 46 a.C. Estaba formado por 12 meses de 30 días, seguidos de una fiesta de 5 días. En total 365 días. Como la duración real de un año es 365 días 5 horas 48 minutos y 46 segundos, el año se desplazaba casi un cuarto de día al año, por lo que el desfase llegaría en aproximadamente 700 años, cuando deberíamos estar en invierno pero en realidad estaríamos en verano.

La Unión Europea me obliga a advertirte de que este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.