Informática

Nada. Esta es la respuesta corta y sin argumentar. La respuesta larga acaba con la misma conclusión pero nos aporta el por qué.

El Apple Watch es un gran smartwatch, de eso no cabe duda, pero tiene dos grandes mermas: ha llegado tarde y ha llegado incompleto. Respecto a llegar tarde no es la primera vez que le pasa a Apple que pocas veces es la primera en hacer algo (el iPhone no fue el primer smartphone ni el iPad la primera tableta de la historia), pero Apple suele compensar esta tardanza con un producto de calidad, completo, con una funcionalidad superior al del resto de sus rivales y un precio también mayor, siempre.

En este caso no ha sido así, cuando se lance el Apple Watch en España el próximo 26 de junio, ya existirán en el mercado y desde hace años, una gran cantidad de relojes inteligentes de marcas como LG, Sony, Motorola, incluso Garmin, sin olvidar al más veterano de todos ellos, el Pebble Watch que se ha renovado este mismo mes con el Pebble Time Watch.

Es precisamente con este último con el que vamos a comparar al Apple Watch para saber qué nos ofrece Apple y si merece la pena pagar los mínimo 350€ que nos solicitan por su adquisición. Las funciones que le pedimos a un reloj inteligente podrían ser:

Apple lo ha vuelto a conseguir. Ha creado una aplicación de salud muy completa y fácilmente utilizable por el usuario. Los de Cupertino no suele ser los primeros en nada: no crearon el primer smartphone (aunque con la salida al mercado del iPhone cambió completamente la concepción de este tipo de dispositivos), no crearon la primera tableta (aunque desde la salida del iPad su uso se ha generalizado), no han creado el primer smartwatch (aunque a buen seguro la comercialización del Apple Watch supondrá un cambio en las reglas del juego). Como dijo Steve Jobs en 1984: "Los buenos artistas copian, los grandes roban". A pesar de no ser los primeros, consiguen que sus dispositivos y aplicaciones se puedan considerar un estándar de la industria. 

No obstante, no todo es perfecto (a mi juicio) en esta aplicación de salud, pero antes de entrar en detalles, vamos a explicar someramente cómo funciona. La aplicación (cuyo icono no es que sea minimalista, es que es simple y feo) tiene 4 apartados que coinciden con los 4 elementos de menú de la parte inferior:
 

 

La semana pasada asistimos a una de las mayores tropelías que se han cometido en internet en los últimos tiempos: la aprobación de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) en el Congreso de los Diputados, que se enviará ahora al Senado siguiendo su tramitación habitual y que, tras el verano, quedará aprobado.

Esta reforma de la LPI, más conocida como canon AEDE, explicado de forma sencilla, supone que los sitios web propiedad de medios de comunicación o agregadores de noticias (Google News, Bing, Yahoo News, Menéame, etc), tienen que pagar un impuesto por cada enlace que dirija a páginas de los miembros de AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles) o cuando se incluyan citas de sus contenidos. ¡¡Por favor!! Estamos hablando de enlaces, el corazón y la razón de ser de internet. Cuando estudias lenguaje HTML o creación de páginas web, la primera lección es cómo realizar un enlace (a tu página o a otro sitio) y ¡señores! a esto se le ha puesto una tasa; aunque tampoco es de extrañar, en este país hemos puesto hasta un impuesto al sol. Y en cuanto a las citas ¿cómo podemos limitar de esta forma el derecho de cita?

Esta ley compara la inclusión de enlaces y la agregación de minúsculas partes de una noticia prácticamente a una actividad delictiva, como si se tratase de obras con copyright (películas, música) y como resultado de esta protección y derecho, su enlace debe pagarse. Cuando se enlaza, este enlace siempre lleva a la página original del editor, donde este, con su publicidad contratada tiene milas de vistas, precisamente gracias a estos agregadores de noticias y buscadores. Resulta hasta incluso gracioso, si no fuera tan triste, que estos mismos medios, como El País o El mundo (por poner dos ejemplos) en sus respectivas noticias coloquen botones para compartirlas en redes sociales y agregadores de noticias, de los mismos que se están quejando que les roban las noticias y les enlazan sin su permiso, y que este hecho (dicen ellos) les hace perder mucho dinero.

¿No os parece que este impuesto se parece muchísimo al que cobraba la SGAE? Pues efectivamente en la forma y en el fondo lo son. La SGAE consiguió poner una tasa o impuesto a cualquier medio que reprodujese cualquier tipo de pieza musical (incluso aunque estuviera libre de derechos), en bares, restaurantes y hasta peluquerías. No contentos con eso, cobraban un porcentaje de cualquier aparato o dispositivo que se comprase y fuese capaz de reproducir cualquier elemento multimedia: walkmans, móviles con reproductores de música, incluso memorias USB.

Sin duda SÍ. El jailbreak está de nuevo disponible para liberar iPhone e iPad de las ataduras (por otro lado lógicas) que nos impone Apple y su tienda de aplicaciones. Aunque ya es posible hacer el jailbreak, debemos preguntarnos si lo necesitamos, dadas las nuevas características que nos ofrece iOS 7 y, en mi caso, debo responder que sí, y paso a enumerar esas "necesidades".

Personalización del centro de control
Apple ha añadido un útil y eficaz centro de control en iOS7. Desde cualquier pantalla, incluso con el móvil bloqueado, podemos acceder a él deslizando nuestro dedo desde la parte inferior de la pantalla y poder así configurar/activar aspectos como bluetooth, Wi-Fi, brillo y volumen del dispositivo. Una utilidad de la que hace años que disponen los usuarios de Android y que veníamos demandando los iphoneros. Pero como casi siempre Apple hace las cosas a medias cuando se debe a demandas de los usuarios y no porque ellos las implementen de primera intención. Los accesos directos que nos proveen son los que ellos quieren y ni uno más, caben 5 (también porque quieren): Modo avión, Wi-Fi, Bluetooth, No molestar y bloquear rotación de la pantalla. Y en la parte inferior las aplicaciones accesibles son 4 y también las que Apple quiere: linterna, reloj, calculadora y cámara de fotos. ¿Qué les hubiera costado poder permitir que seleccionemos qué aspectos de la configuración y aplicaciones quisiéramos tener disponibles? Pues para eso tenemos CCControls en Cydia, que nos permitirá elegir qué elementos queremos tener en el centro de control y además no limitarnos a los 5 iconos que nos provee Apple, sino que la fila de 5 iconos se convierte en una cinta por la que podemos desplazarnos alegre y lateralmente.
 

A la izquierda centro de control "oficial" de Apple, en el centro con CCControls y a la derecha imagen con parte de las acciones disponibles.

Allá por marzo de este año, escribía una entrada titulada ¿Por qué no se vende Windows 8? Desde entonces, hasta ahora, Microsoft ha escuchado a sus usuarios (que no sólo a mí) y ha reparado con su nueva actualización Windows 8.1 los problemas derivados de entonces y que se resumían casi todos en el uso de la interfaz Metro.

Los usuarios echábamos de menos el botón de inicio. He de reconocer que aún siendo informático y conociendo varios atajos para llegar a un mismo destino en Windows, la facilidad de uso, confianza, cercanía e incluso seguridad que aportaba el botón de inicio en esa esquina inferior izquierda de la pantalla del ordenador no ha podido ser sustituido por ningún otro elemento de la interfaz (hablando siempre, claro está, en parámetros de usuario windows). Con Windows 8.1 vuelve este botón de inicio, y no es un simple botón, implica una forma de acceder a archivos, carpetas, documentos recientes y programas que habíamos perdido con la, hasta ahora, penúltima versión de los de Redmond.

En la actualidad existen una veintena de dominios genéricos de primer nivel (los .com, .net, .org, .biz y otros menos conocidos como .aero, .museum, etc.), pero esto va a cambiar próximamente con ATENCIÓN, 1000 nuevas extensiones de dominio genérico (gTLD: generic Top Level Domain) que a lo largo de éste y el próximo año desembarcarán en internet.

La ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) es el organismo encargado de regular la asignación de nombres de dominio, tanto genéricos, como territoriales (los asignados a cada país como los .es, .fr. o .it). Se fundó en al año 1998, y es una entidad sin ánimo de lucro cuyo objetivo es que internet sea segura, fiable y posible (con una asignación correcta y única de los nombres de dominio). La iCANN no se encarga de controlar el contenido de Internet, pero gracias a su coordinación en la asignación de nombres de dominio a todos los niveles, las direcciones de internet son unívocas en todo el planeta y funciona correctamente la compleja red interconectada de identificadores únicos que permite a los ordenadores contactar entre sí en Internet.

Hasta ahora la ICANN era un organismo cerrado y poco propenso a los cambios. Exceptuando los dominios territoriales de cada país, hasta ahora sólo existían 20 dominios genéricos a los que acceder si no se quería contar con un dominio territorial. Recientemente se aceptaron algunos dominios como .eus (euskera), .gal (comunidad gallega) y volviendo un poco la vista atrás en el año 2011 se aceptó el .xxx para contenidos de adultos. Este dominio se venía demandando desde hace años para favorecer su utilización por parte de todos los internautas y programas cortafuegos para contenido adulto, por su facilidad de uso (si uno entra en un dominio acabado en .xxx ya sabe lo que hay). Pues bien, todos estos cambios en los dominios genéricos que han ido cayendo con cuentagotas van a dar un vuelco importante a lo largo de este año 2013 y 2014: la ICANN va a aprobar en el próximo año y medio la friolera de 1000 nuevos dominios genéricos para su uso en internet.

En muchas ocasiones, a veces por ignorancia y otras veces porque somos así de enrevesados, nos complicamos mucho para la ejecución de tareas sencillas. El principio KISS (Keep it simple, stupid - Mantenlo sencillo, estúpido-), podemos aplicarlo en más ocasiones de las que nos imaginamos.

Tras una semana con el nuevo iMac 27 pulgadas, me dispongo a realizar esta comparativa de uso del sistema operativo entre este nuevo ordenador con Mac OS X Lion 10.8.3, frente a mi anterior ordenador con 8 años de uso y Windows 8 en funcionamiento. La primera salvedad que es necesario indicar es que la comparativa no es justa (aunque no esté evaluando hardware sino el uso del sistema operativo): partimos de un PC modesto y normal frente al buque insignia de los ordenadores Mac: 27 pulgadas de pantalla con resolución 2560x1440 píxeles, 16 Gb de RAM, 3 TB de disco duro (más 128 GB de memoria flash para arranque del sistema operativo en 8 segundos)... en fin, la sensación de uso con el hardware de un formula 1, no es comparable a la de un seat 600.

 

La Unión Europea me obliga a advertirte de que este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.