Hello world

Allá por marzo de este año, escribía una entrada titulada ¿Por qué no se vende Windows 8? Desde entonces, hasta ahora, Microsoft ha escuchado a sus usuarios (que no sólo a mí) y ha reparado con su nueva actualización Windows 8.1 los problemas derivados de entonces y que se resumían casi todos en el uso de la interfaz Metro.

Los usuarios echábamos de menos el botón de inicio. He de reconocer que aún siendo informático y conociendo varios atajos para llegar a un mismo destino en Windows, la facilidad de uso, confianza, cercanía e incluso seguridad que aportaba el botón de inicio en esa esquina inferior izquierda de la pantalla del ordenador no ha podido ser sustituido por ningún otro elemento de la interfaz (hablando siempre, claro está, en parámetros de usuario windows). Con Windows 8.1 vuelve este botón de inicio, y no es un simple botón, implica una forma de acceder a archivos, carpetas, documentos recientes y programas que habíamos perdido con la, hasta ahora, penúltima versión de los de Redmond.

Y con este cambio, se añade por fin, el poder iniciar el sistema operativo directamente en la interfaz de escritorio habitual, saltándose la "odiada" y desde luego, inútil interfaz Metro para un ordenador de sobremesa.

  • ¿Que puedo activar aplicaciones pulsando con el dedo? Pero si mi monitor (como el 90% de los existentes con windows) no es táctil.
  • ¿Que una aplicación tiende, de forma natural, a ocupar toda la pantalla en la interfaz Metro? Pero si yo quiero hacer varias cosas a la vez y distribuir mis aplicaciones en pantalla a mi gusto.
  • ¿Que tengo que poner todas las aplicaciones que quiera usar como accesos directos en el escritorio porque no hay botón de inicio y no sé dónde encontrarlas? Vaya despropósito de Microsoft.

Yo, y cualquier usuario habitual de Windows, veíamos que esto estaba abocado al fracaso. No comprendo la existencia de tantos consejeros delegados en las empresas y técnicos en interfaces de usuario que no han sabido, o no han podido ver, que la evolución hacia la pantalla táctil que se proponía con la interfaz Metro sólo era útil para tabletas, porque incluso con un monitor táctil ¿Cuánto tiempo puede aguantar un usuario con la mano por encima de su hombro operando en la pantalla de su ordenador de sobremesa sin que sufra una contractura cérvico-dorso-escápular? Y ojo, que si la tableta pesa más de 1 kg los fisioterapeutas vamos a tener muchísimo trabajo tratando las contracturas antes aludidas (y que no degeneren en lesión del manguito de los rotadores).

Microsoft ha rectificado con su actualización 8.1. Le alabo el hecho de haber intentado algo nuevo, pero le critico los elementos que ha elegido cambiar para innovar. Eso sí, ha puesto a disposición de los usuarios la actualización windows 8.1 como sólo Microsoft sabe hacerlo: teniendo que retirarla a los dos días por graves problemas con ciertas versiones de windows (las RT) a las que deja completamente inutilizadas para su uso. Todos sabemos que la informática puede fallar en cualquier momento, y que las nuevas versiones pueden ser poco estables, pero un error tan grave, en el año 2013 puede ser capital, dado que hay otros sistemas (Mac, Linux) por los que el usuario puede decantarse.
 

 

La Unión Europea me obliga a advertirte de que este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.