Hello world

En la jerga de Internet, un troll o trol describe a una persona que publica mensajes provocativos, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad en línea, como un foro de discusión, sala de chat o blog, con la principal intención de provocar o molestar, con fines diversos y de diversión, a los usuarios y lectores en una respuesta emocional o, de otra manera, alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí. El troll puede crear mensajes con diferente tipo de contenido como groserías, ofensas, mentiras difíciles de detectar, con la intención de confundir y ocasionar sentimientos encontrados en los demás (Wikipedia).

Si tratar con un troll ya resulta complicado, también lo es acotar lo que realmente es un troll de lo que no. Muchos usuarios pueden detectar en ciertos mensajes la existencia de un troll, mientras que otros verán una contribución legítima (aunque quizá extremista) a una conversación o discusión. Lo más fácil para evitar esto sería, de entrada, limitar los comentarios o mensajes que se pueden exponer públicamente en nuestro blog a través de un sistema de registro y/o de una autorización previa del administrador (seguramente nosotros mismos) del blog, antes de que el comentario sea publicado. Bajo mi punto de vista no es la mejor solución, dado que esto desanima primero a los potenciales usuarios a comentar libremente un artículo que les haya parecido bien (o mal), y en segundo lugar hace pensar al usuario que nos visita negativamente sobre la libertad de expresión en nuestro blog ya que coarta, de entrada, nuestros comentarios requiriendo autorización antes de ser publicados. Dado que no estoy a favor de estas medidas (al menos en un blog personal) no lo implemento en mi sitio web. La verdadera potencia de internet como herramienta socializadora se asienta precisamente en su libertad de expresión e inmediatez para ello.

El método (a mi juicio) más acertado de tratar con un troll es, simplemente, no hacerle caso, ignorarle. Sé que en ocasiones es difícil, y que dependiendo de la plataforma (nuestro blog personal, twitter, etc,) puede resultar difícil, pero todos tenemos una vida, tenemos cosas que hacer y el troll acaba cansándose. Si no lo hace, es de alabar su persistencia (o cabezonería), por lo que no todo está perdido: este sujeto todavía puede ser útil a la sociedad ;).

Para poder agregar aplicaciones en iPhone y en iPad de Apple es imprescindible hacerlo a través de la tienda de aplicaciones (App Store) que viene instalada en el dispositivo o a través del programa iTunes para el ordenador. En ambos casos, nos remite a aquellos programas que Apple previamente ha analizado, evaluado, comprobado que cumple sus normativas y de los que percibe un suculento porcentaje de beneficios: 30% del precio de cada aplicación.

La única forma de poder instalar programas fuera del ecosistema de Apple consiste en realizar el Jailbreak del dispositivo, mediante software generalmente instalado al iPhone desde un ordenador con Windows o Mac y que los desarrolladores construyen a partir de "fallos" del software encontrados en el iOS de Apple. Este jailbreak es gratuito y nos permite instalar Cydia en el dispositivo (iPhone o iPad) para poder, desde él, agregar programas.
 

Pantalla de bloque con Lockinfo | Cydia

En contra de lo que suele suceder en Windows, la mayoría de las personas que realizan el jailbreak al iPhone no lo hacen con la finalidad de instalar los mismos programas que hay en la tienda Apple pero de forma "pirata" y sin pagar por ellos. A pesar de que esto también es posible y existen (o existían porque el cerco de Apple cada vez es más estrecho frente a estas actividades) programas como Installous cuya única finalidad es esta. Pues como explicaba, en la mayoría de las ocasiones la intención es instalar software que Apple no permite en su AppSotre porque no cumple sus normas, en concreto, la de variar la funcionalidad de los botones físicos del iPhone u ofrecer características que deberían formar parte del sistema operativo pero Apple no ha querido implementar.

Pues es una buena pregunta que no tiene una única respuesta, sino varias, no complejas, pero sí que nos indican un cambio de paradigma en la informática a nivel usuario actual. Lo primero que debo indicar es que, tras 4 meses de uso he de decir que es un sistema operativo bastante bueno (dentro de los parámetros a los que nos tienen acostumbrados los chicos de Redmon), pero actualmente esto no es suficiente para congregar ventas de sistemas operativos, especialmente cuando existen otras "alternativas" buenas y baratas. Por tanto, la etiología del problema no la debemos buscar en aspectos como tenía Windows Vista (un verdadero desastre) sino que debemos mirar hacia otros lados:

  • Windows 7, su predecesor funciona francamente bien (de nuevo, bajo los estándares de Microsoft), consume menos recursos que el sistema Windows anterior y, desde este punto de vista, para cualquier usuario que lo tenga instalado en su ordenador portátil o de sobremesa, no es necesario un cambio.
  • Se usan y por supuesto, se venden, menor ordenadores actualmente que hace unos años; debido a la crisis por un lado, y a la generalización de tabletas y smartphones por otro, estamos en lo que Apple denomina la era PostPC. Seguro que muchos tenemos un ordenador de sobremesa en casa, y también un portátil que cada vez utilizamos menos. Si somos frikis y queremos actualizar a Windows 8 con hacerlo en el que más usamos, el de sobremesa, seguro que nos damos por satisfechos y esto ya reduce en un 50% la cuota de mercado, al menos en casa; esto, extrapolado al mundo "real" provoca una escasez de ventas espectacular.
  • Windows 8 no aporta nada nuevo. Si preguntamos a Microsoft nos describirá un sinfín de novedades "bajo el capó", pero para el usuario de a pie estas mejoras no se traducen en diferencias palpables.
  • El hecho de que se usen más tabletas no debería ser un obstáculo para este windows, pues es el primero que puede usarse en ellas, pero las ventas de estos dispositivos están canibalizadas por iOS de Apple y Android de Google; una vez más Microsoft llega tarde a cualquier mercado tecnológico que no sean los PCs -ya le pasó con los smartphone también.

Este mes de Febrero nos trae varias novedades: el fin de la cuesta de Enero (aunque en el contexto económico actual no lo parezca), el día de los enamorados, los carnavales y... una sorpresa inesperada: el descubrimiento de un nuevo número primo miles de dígitos más elevado que el que ostentaba el récord anteriormente (bueno, realmente se descubrió el 25 de Enero, pero se ha hecho público recientemente).

Este nuevo número primo tiene la forma 257.885.161-1 (número primo de Mersenne) y supera con creces el anterior primo más alto conocido: 243.112.609-1, ambos descubiertos por el mismo grupo de trabajo el GIMPS (Great Internet Mersenne Prime Search). Si somos avispados, habremos descubierto que ambos tienen la misma forma, 2 elevado a un número primo y a todo ello se le resta 1. Esta es la manera más "fácil" de encontrar números primos, aunque no la única. Estos números deben su nombre al monje francés Marin Mersenne (1558-1648), que, además de haber estudiado en el colegio de los Jesuitas de La Flêche junto a René Descartes, en la Sorbona y el Collage de France, decidió abrazar la vida religiosa ingresando en la orden de los Mínimos, fundada por San Francisco de Paula.

Pues sí, con el inicio de año 2013, un nuevo problema (aunque ya recurrente) se ha cernido sobre los dispositivos con iOS, y ha sido el error en la función "no molestar" que no se desactivaba automáticamente una vez finalizado el tiempo programado para ello.
 

La función "no molestar" es necesaria y especialmente útil para silenciar los sonidos de todas las notificaciones que nos acucian diariamente en el dispositivo móvil (facebook, twitter, correo, whatsapp). Aunque se puede activar y desactivar manualmente, la eficacia de esta función es que se puede programar, por ejemplo, para que desde las 12 de la noche hasta las 8 de la mañana los sonidos sean silenciados (inclusive las llamadas telefónicas) y podamos conciliar el sueño con  nuestro móvil en la mesita de noche. Esta función que no apareció en el iPhone hasta su versión iOS 6.0 se hacía especialmente necesaria en todos aquellos usuarios que utilizamos el móvil como despertador y que corríamos el riesgo de despertarnos de madrugada por la llegada de una de estas notificaciones (recordemos que en el iPhone, la alarma no suena cuando el dispositivo está apagado).

El problema, es que desde el 1 hasta el 7 de Enero, la función no se desactivaba automáticamente una vez llegada la hora de su finalización, por lo que las notificaciones permanecían en silencio hasta que el usuario se percataba de la situación y lo desactivaba manualmente o, como ha sucedido en muchos casos, hasta que ha llegado el 7 de Enero y el problema se ha solucionado por sí mismo.

Para los felices y escasos poseedores de un iPhone 5 (escasos porque creo que este es el lanzamiento de Apple con menos unidades del dispositivo disponibles en toda su historia), aquí os dejo unos fondos de pantalla que pueden ser de vuestro interés.

No os aseguro que os vayan a gustar, pero sí que serán sólamente eso, fondos de pantalla, y dejarán mostrar bien los iconos de forma limpia y nítida.

Podéis descargaros las imágenes desde este enlace:

Enlaces fondos iPhone 5

Uno de los principales inconvenientes que se le achacan a la tableta de Apple, el iPad, es que es un excelente dispositivo para el consumo de aplicaciones, pero no tanto para la producción. Es posible que esto se deba al momento de uso que le damos al iPad: muchas veces en tiempos muertos, esperando la consulta del dentista, en el autobús, e incluso, por qué no decirlo, en el baño. Lógicamente en estas situaciones uno no está por la labor de realizar actividades productivas, sino más bien por actividades más pasivas, como leer los últimos tweets, el correo electrónico o seguir nuestros blogs preferidos.

Pero existen aplicaciones de productividad que, si bien quizá poco extendidas entre los usuarios del iPad, son un excelente aliado en determinadas situaciones: tomar apuntes en cursos presenciales, elaborar hojas de cálculo, etc.

En esta entrada vamos a hablar de Pages para iPad, aplicación de la propia Apple, y que es un muy buen procesador de textos, con limitaciones sobre la aplicación de escritorio, pero realmente útil y bien integrada en el dispositivo de Apple. Un aviso antes de comenzar con el análisis de esta aplicación y es que en ella como en otras tantas de productividad, es casi imprescindible el uso de un teclado externo, dado que la superficie del espacio de trabajo que se "come" el teclado en pantalla es excesivo y además muy molesto, amén de que el uso del teclado virtual es poco eficaz cuando se trata de escribir rápidamente un texto.

Para todos aquellos que teneis iPhone o iPad (o cualquier otro tipo de smarthpone, no debemos ser exclusivos), aquí os dejo unos fondos de pantalla especialmente preparados para estos dispositivos.

La Unión Europea me obliga a advertirte de que este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.