Humor en prosa

 De Norbert Wiener (considerado fundador de la cibernética ) se cuentan montones de anécdotas. Se dice que en cierta ocasión se enfrascó en un debate con una de sus alumnas. Al terminar éste le preguntó:
- Por favor, dígame ¿de qué lado del pasillo venía yo cuando me encontró?
- Desde aquel lado profesor - respondió ella.
- ¡Ah! Entonces iba a cenar.

Pero la más divertida es la narrada por S.G. Krantz. En cierta ocasión cuando los Wiener se mudaban, su esposa le avisó con varias semanas de anticipación y la víspera se lo recordó nuevamente. Al salir a trabajar, su consorte, que conocía lo distraído que era, le puso en un papel la nueva dirección de su hogar, dado que allí tendría que dirigirse, ya que esa misma mañana la mudanza comenzaría. Durante el día Wiener usó el papel para borrajear una respuesta a un alumno que le había hecho una consulta matemática. Al salir lo hizo, como siempre, a su antiguo hogar y por supuesto encontró la casa vacía. Intentando llamar y ver a alguien de dentro se percató que no había muebles. Minutos más tarde recordó que la familia se había mudado y no desaparecido, como temía en un principio. Así que pensó en buscar ayuda y se acercó a una niña que lo miraba desde la acera.
- Niña ¿podrías decirme dónde se ha ido la familia que vivía en esta casa?
La niña le respondió.
- No te preocupes papá: mamá supuso que perderías la nota y me envió a buscarte.

Referencias:

"Los matemáticos no son gente seria", Claudi Alsina y Miguel de Guzmán

Imagen intro: nytimes.com

La Unión Europea me obliga a advertirte de que este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.